#CHANA DE SOMOZA

Chana de Somoza

Chana de Somoza es hoy un pueblo del Ayuntamiento de Lucillo, en la Alta Maragatería, con 23 habitantes censados; aunque cada verano sus calles vuelven a estar llenas de vida.

 

Chana, como su nombre indica, se halla en una pequeña meseta rocosa mirando al Teleno y que, cual balcón, permite a las gentes contemplar al mítico monte con sus valles y circos glaciares, a los restos de las minas de oro romanas que se hallan a sus pies y al río Duerna, que allá abajo, culebrea tratando de huir hacia las tierras bañezanas, mientras, de trecho en trecho, se topa con presas de piedra y leña que pretenden robarle sus cristalinas y bulliciosas aguas que terminarán junto con las del Órbigo contribuyendo a engrosar al gran Duero.

 

Recorriendo sus calles se puede deleitar la vista con los tornasoles que adquiere la mampostería de las centenarias construcciones, según incida en ella la luz; de los variados tonos de las lajas de sus tejados vestidas de diferente por el musgo que las recubre, de diferentes colores, a veces de intenso verde y otras de amarillo y pardos; de las singulares chimeneas por las que se escapa lentamente el humo de los hogares,…; de hermosos brocales que enmarcan los pozos que las salpican y, sobre todo, de una paz infinita e inigualable.

 

Llaman la atención los ejemplos de construcciones tradicionales, cubiertas de losa del país, hábilmente trabajadas, formando cumbres y aguilones que podrían calificarse como una verdadera obra de arte; sus callejas (caleyas), sus corredores, las casinas de los hornos,… y hasta su antigua escuela levantada por acuerdo del vecindario en los primeros años del siglo XX con los fondos obtenidos de la venta de un paraje comunal.

 

Posee dos templos, la parroquia de Santiago con una cruz de piedra enigmática coronando la torre, pinturas en el presbiterio y tras el retablo mayor y un cabildo con un rico empedrado, y la ermita del Santo Cristo que alberga en su retablo una destacable talla de la Magdalena que procede del despoblado del mismo nombre.

 

Muy cerca del pueblo se encuentra el cerro del Castro, recuerdo de las explotaciones de época romana que escarbaron el terreno y batieron el río en busca del preciado oro que albergaban estas tierras. Camino de la reguera de Carrizo y en el paraje de Peña Martín, pueden admirarse petroglifos y también otras hermosas inscripciones hechas por los pastores en las rocas.

 

Pero, por mucho que escribamos, para expresar la belleza natural, cultural y etnográfica de Chana de Somoza; más vale una imagen que mil palabras. Por eso, os invitamos a mirar detenidamente las fotografía y a hacernos una visita, sin prisa,… y, estamos seguros de que daréis gustosos vuestro voto para que este año 2021, Chana de Somoza, se reconozca como uno de los pueblos Tilenenses más bonitos.